27.7.17

PRÓLOGO A LA COLECCIÓN "LOS RECOBRADOS", DE CAPITAL INTELECTUAL / ABELARDO CASTILLO

"Cuando uno es joven cree que todos los libros van a estar siempre. Con los años, descubre, como tantas otras cosas, que la realidad no es amiga de los absolutos. Demasiados libros que nos parecieron inevitables o eternos un día desaparecen de los estantes de las librerías y de los catálogos editoriales. He tenido una reiterada e ingrata experiencia a la hora de recomendar una obra que consideraba esencial: ya no existe; salvo, a veces, para las generosas librerías de viejo. Se podría hacer un canon alternativo de la literatura argentina con libros que ya no están. Banchs, Lynch, Holmberg, Manauta, Alfredo Varela, Cancela, Pedroni, Eduardo Wilde, Lucio V. López, Rafael Barrett, Payró, Fray Mocho, Juan L. Ortiz, Kordon, Beatriz Guido, Sara Gallardo, Wernicke, Constantini -y, hasta no hace tanto tiempo, Macedonio Fernández, José Bianco u Oliverio Girondo- son algunos de los autores de esos libros. Lo fue, incluso, Roberto Arlt, hasta veinte o treinta años después de su muerte. Lo fue Leopoldo Marechal. Es cierto que algunos de ellos han sido examinados por la crítica especializada o académica, pero muy pocos han conocido ediciones que los acercaran al destinatario natural de cualquier libro, el lector común.
   Esos libros olvidados configuran una tradición no formulada del lector argentino, entendiendo, acá, por tradición, una corriente subterránea de fragmentos, voces y tonos literarios, que resuenan aun en las generaciones que no los han leído: es como el eco de la palabra de unos en la escritura de otros, y forma parte de una cultura que va más allá de la cultura de los libros. Aunque no se haya leído a Alfredo Varela, su río oscuro está presente en Roa Bastos, como Barrett y Quiroga estaban presentes en Varela. Cancela está en Cortázar y en Bioy Casares. El humor y el sarcasmo de linaje inglés de Eduardo Wilde, en la lectura agradecida de su primer antólogo, Borges. El inaugural mundo alucinatorio de Holmberg, en Lugones y en Quiroga, y a través de ellos en todos los que hemos escrito un cuento fantástico alguna vez. 
    Esta colección se propone publicar algunos de estos libros ignorados o inhallables. Si recobrar es volver a tener lo que se ha perdido, si recordar es hacer presente lo que se había olvidado, esta biblioteca le restituirá al lector parte de lo que, calladamente, ya le pertenece: un incesante modo de ser de la literatura argentina."

20.7.17

MILANESA VIENE PLAGADA DE DIBUJOS

Los que ya fueron porque asistí al Jam ese tan lindo que se hace en Santos Dumond 4040, Chacarita, cada dos o tres viernes. Los que vienen porque vuelve Squonk en formato libretas entregadas en mano para ser completadas por los amigos. Pancho Sastre me mandó una de regalo dibujada por él, y otra incompleta que hicieron con Gardel Machi y yo empecé a rellenar con mis datos biográficos cool. Mañana va la bio; la semana que viene las jugosas páginas del Gran Panchuque. Besos.