1.3.24

JORGE ACCAME / IX

No me importan los nobles caballeros
ni sus brillantes armaduras
que se fueron
(que se vayan)
me importan las damas
con tetas espléndidas
aterrizando en el aire
mientras bailan en el salón

29.2.24

FABÍAN CASAS / HACE ALGÚN TIEMPO

Hace algún tiempo
fuimos todas las películas de amor mundiales
todos los árboles del infierno.
Viajábamos en trenes que unían nuestros cuerpos
a la velocidad del deseo.

Como siempre, la lluvia caía en todas partes.

Hoy nos encontramos en la calle. 
Ella estaba con su marido y su hijo;
éramos el gran anacronismo del amor,
la parte pendiente de un montaje absurdo.
Parece una ley: todo lo que se pudre forma una familia.

28.2.24

TODOROV / POR QUÉ AMO LA LITERATURA

 «Si me pregunto hoy por qué amo la literatura, la respuesta que me viene espontáneamente al espíritu es: porque me ayuda a vivir. No le exijo, como en la adolescencia, que cure las heridas que podría sufrir en los encuentros con personas reales; ella me hace descubrir mundos que se encuentran en continuidad con mis experiencias y me permite comprenderlas mejor. No creo ser el único en verlo así. Más densa, más elocuente que la vida cotidiana, pero no radicalmente diferente, la literatura extiende nuestro universo, nos incita a imaginar otras maneras de concebirlo y organizarlo. Todos estamos hechos de lo que nos dan otros seres humanos: nuestros padres en primer lugar, los que nos rodean enseguida...la literatura abre al infinito esta posibilidad de interacción con los otros y nos enriquece entonces infinitamente. Ella nos procura sensaciones irremplazables que hacen que el mundo real devenga más cargado de sentido y más bello. Lejos de ser un simple agregado, una distracción reservada a las personas educadas, la literatura permite que cada uno responda mejor a su vocación de ser humano.»

23.2.24

BELÉN WEDELTOFT / DECÍS: SOS EL AMOR DE MI VIDA

 Decís: sos el amor de mi vida / Digo, bueno / No puedo olvidarte, decís / Digo, bueno / Quiero estar con vos para siempre, decís / ¿Y vos? ¿Y vos? ¿Y vos? / Digo que para siempre me resulta / Un proyecto demasiado ambicioso / Insistís / Digo que sí porque son las once y tengo hambre / Después tenemos sexo / Todo es húmedo, terso y sensual / La música respira en el Ipad / Tu aliento huele a menta y chillout / Al final amanece / Vos dormís y yo pienso en para siempre / Vos te vas y pasan dos días / Al rato del tercero me llega tu mensaje / ¿Querés ir a comer tailandés? / Digo que sí / Vos pedís som tam / Y yo pido kai pad / Sopla el viento / Con que esto era el amor / Vos pedís que sea para siempre / Otra vez / Yo pido una siam mary.

22.2.24

BELÉN WEDELTOFT / LA DETENGO CON LA PALMA DE MI MANO

 

La detengo con la palma de mi mano / Un gesto poderoso como el de Nerón o Ptolomeo / Alguno de esos personajes que gobernaban con la energía de sus carismas / Qué lindo que hubiese sido nacer Cleopatra o Juana y perder la cabeza / O Alfonsina y morir ahogada en el mar un invierno frío / Chica lista, poeta, tan inútil para la vida / Convengamos / Escribís como los dioses y te matás como la Sylvia Plath / Poniendo la cabeza en el horno: / Un pan de centeno / ¿Qué nos hizo el mundo?