26.5.15

SHARON OLDS / LOS SENOS DE MI PADRE

La tersa superficie, el sedoso lustre de su pelo
cayendo delicadamente por ellos como
el agua. Apoyé la mejilla -una vez,
quizá- sobre su firme contorno,
mi oído contra el peso
negro de su corazón oculto. A lo sumo
una vez -sin embargo, cuando pienso en mi padre
pienso en sus senos, con mi cabeza reposando
en su pecho fragante, como si hubiese pasado
horas, años, en ese olor a pimienta negra y
tierra removida.

25.5.15

SHARON OLDS / LAS VÍCTIMAS

Cuando mi madre se divorció de vos nos alegramos. Aguantó y
aguantó, en silencio, todos esos años y entonces
te echó, de repente, y sus
hijos lo aplaudieron. Luego te despidieron, y
nos reímos pícaramente, igual que la gente se sonreía cuando
el helicóptero de Nixon despegó de la Pradera
Sur por última vez. Sentimos un cosquilleo
al pensar cómo te quitarían la oficina,
también a tus secretarias,
tus almuerzos con tres whiskys dobles,
los lápices, tus resmas de papel. ¿Recobrarían
también los trajes, aquellos esqueletos
oscuros colgando en tu armario, y las puntas
negras de tus zapatos con sus anchas hebillas?
Ella nos había enseñado a aceptarlo, a odiarte y aceptarlo
hasta que removimos su conciencia para
aniquilarte, padre. Ahora me
cruzo con vagabundos en las puertas, cuerpos
como babosas blancas que resplandecen a través de los jirones de
sus trajes de légamo compacto, las aletas
inmundas de sus manos, el fuego sumergido
de sus ojos, barcos hundidos con sus
faroles encendidos, y me pregunto quién les aguantó y
aguantó en silencio hasta que lo habían
cedido todo y nada les
quedó ya sino esto.

18.5.15

DDUM 242 / JUEVES DE GRABACIÓN EN EL MONUMENTO

Estuve con el director Fernando Díaz, la productora Andrea Kluger y equipo en la plaza  de la Shoá. Ellos necesitaban hacer una escena. Fue una locura: después de meses de que a nadie le importe el Monumento confluyeron dos actos, en el mismo lugar y a la misma hora. Uno fue, justamente, la filmación: teníamos permiso otorgado por Cultura de la Nación. El otro, de los jóvenes de la DAIA, "Antorchas por la Shoá", tenía permiso del GCBA. O sea: dos correcciones encimadas, ja ja. Por suerte primó el diálogo y salimos adelante.
Las tomas fueron realizadas con un dron, en HD, y salieron magníficas. La actriz principal fue Lea, sobreviviente de Auschwitz. También nos acompañó Leonardo Damon, un sobreviviente de campos de concentración yugoeslavos con una historia alucinante: para escaparse se tuvo que ir convirtiendo a diferentes religiones y cambiando de nombre según el país en el que amanecía. Fue judío, católico, mahometano y de nuevo judío. Se llamó Yuddas, Ramón, Omar, Leonardo.
Lo del dron fue otro flash. Fer ya está creyendo que para la peli hasta podría prescindir de la inauguración oficial, así que es otro que se suma al club. Que los de Nación la hagan cuando quieran: si estamos en Buenos Aires y nos invitan, iremos. Si no, ¡salud igual!