13.8.05

SECCIÓN PERDER UN AMIGO / CRÍTICA

LA JOVEN GUARDIA / NUEVA NARRATIVA ARGENTINA
EDITORIAL NORMA / SELECCIÓN Y PRÓLOGO MAXIMILIANO TOMAS / PREFACIO ABELARDO CASTILLO


¿Cómo criticar a los que vienen después, a los verdaderamente jóvenes cuentistas, sin ponerse en el lugar del “me la sé porque ya estuve ahí”? ¿Cómo hacerlo sin dañar susceptibilidades, ya que seguramente serán –para algunos- las primeras críticas que reciban? Un modo es el que utiliza Abelardo Castillo: prologar sin leer el libro. Decidir que lo va a hacer como un acompañamiento de un hombre mayor. El boxeador no se juega más que por Poe o Gógol, y tal vez esté bien. Algunos de ellos deben ser sus alumnos, o de Liliana, o de Sylvia, o de algún otro taller amigo. La otra posibilidad es nombrar sólo aquellos cuentos que nos gustan. La última, criticar todo despiadadamente, como comenzaremos aquí en nuestra nueva sección PERDER UN AMIGO. Calenchu. Leí el libro cuidadosamente y quiero opinar. Va.

Son veinte cuentos. Los temas que se repiten son la cualidad / calidad del argentino (tres veces), pasando por el exilio y caída del idiota de De la Rúa con debacle Bancaria (cuatro o cinco cuentos), más la problemática del trabajo joven (cuatro o cinco más). Hay dos cuentos históricos - historicistas con paisajes extraños (“El Emperador Insomne”, de Germán Maggiori y “En silencio”, de Maximiliano Matayoshi) que no voy a comentar porque sus temas no me interesaron. Son algo así como la marca de “El Señor de los Anillos” en la mente de un escritor novel. Tampoco voy a referirme al texto de Garcés, escritor famoso ya, en el que juega con datos para escribir un cuento que no es un cuento, y que también abandoné. Es apenas un ejercicio de literatura. O sea: opinaré sobre mi propia selección. Fuera de esos tres ejemplos que dejé de lado no por malos sino porque no me daban ganas de terminarlos, considero que el resto puede dividirse en dos grupos. El grupo 1 o los cuentazos; el grupo 2 o los que están bien en algún sentido, pero les falta un poco para ser buenos. Para justificar la calificación también me remito, como Abelardo, al amigo Poe y al amigo Quiroga. Un cuento es una misma cosa desde hace mil años.

En el grupo 1 destaco, por orden de aparición, “Argentinidad”, de Diego Grillo Trubba, que además de ser maravilloso, es graciosísimo. Es la historia de un exiliado en Alemania que trabaja de enseñarle a ser argentinos a los alemanes, entendiendo la argentinidad en su modo más berreta. Una obra maestra del humor. Otro gran cuento es “El aljibe”, de Mariana Enriquez: es de terror, y da miedo (que no es poco). Otro es “Diario de un joven escritor argentino”, de Juan Terranova, que parece ser el mismo que hace www.elcocinerosalvaje.blogspot.com. Es un muy buen cuento sobre la escritura y los escritores jóvenes. Comparten este primer premio “Un lugar más alejado”, de Alejandro Parisi; “El imbécil del Foliz”, de Gabriel Vommaro; “La intemperie”, de Florencia Abbate y “Otra mujer”, de Oliverio Coelho (el de www.conejillodeindias.blogspot.com ). Cuentos interesantes, sorprendentes, excelentemente escritos y con una historia que salta al final. Muy bien diez felicitado.

El grupo 2 tiene, a mi ver, algunas fallas. Están los que casi entraron al 1, que son: “Las cosas los años” de Pablo Toledo, una historia enrarecida por el narrador, aunque con un estilo elegante, sobre la vida y la muerte de las parejas. Creo que lo que la empasta es el tono de generalidad, haciendo que el cuento se convierta en un “así pasa siempre” que le quita la fuerza que le hubiera dado el caso individual, con más detalles. Otro es “Un hombre feliz”, de Federico Falco, que viene bien narrado pero afloja al final. En Milanesa esperábamos algo más de tu personaje oscuro, Falco. Otro perfectamente escrito pero con historia flojita es el de Mairal; Pedro nos tiene acostumbrados a mejores cosas. Comparte nivel “Siesta”, de Gisela Antonuccio, que arma un ámbito muy peligroso con el cadáver de una madre acostada sobre la mesa de la cocina, pero que se queda en la tensión, sin cerrarlo al tono.

Entraron arañando “Morfan dos”, de Gabriela Bejerman, a mi gusto demasiado poético para ser cuento; “Una mañana con el hombre de casco azul”, de Cucurto, que sería el mejor del libro si la antología fuera de crónicas urbanas, o de posts; “El cavador”, de Samantha Schweblin que parece un sueño, y por eso pierde interés (el absurdo está pasado de moda, Samantha). La trama de Pron, en el cuento “Dos huérfanos” es un tanto esquemática, aunque esté bien escrita. De estos tres últimos autores yo ya había leído cosas, y creo que tienen un nivel superior a lo que presentaron aquí. Basta leer “La máquina de hacer paraguayitos” (Cucurto), o “Matar un perro” (Samantha), o muchos de los cuentos de Pron.
El cuento de Romina Doval, “La edad de la razón”, tiene una buena anécdota, aunque la seguidilla de oraciones cercanas al mundo infantil, repetidas como una cantinela, lo alarga un poco. Sin embargo, tiene un final sorpresa que lo salva.
En el cuento “Diez minutos”, Hernán Arias no sabe bien qué hacer para rematar, y apela a la técnica del cine. Lástima, porque venía bárbaro. Y los climas que logra son de tensión manejada.

Hay un par de cuentos donde se repite algún recurso de cine. Para saber cómo hacerlo bien, chicos, tienen que releer a Saer. “El limonero real”, por ejemplo. Esta es la tarea para el hogar.

Igualmente TODOS son escritores. TODOS ellos tienen algo para decirnos a través de sus ficciones, y el libro está buenísimo. Cómprenlo, léanlo. Maximiliano Tomas, el compilador de Tomas Hotel, dice sobre la escritura de los veinte:

“Lo hacen con lucidez y sin penas, y se atreven, al tiempo en que se cuelan por las grietas que el mercado les niega (o que les ofrecen unos pocos editores independientes), a pensarse y hasta a dudar de sí mismos, incluso antes de tener demasiadas certezas. Escriben pese a todo y, ante la evidencia de un público exiguo, buscan crear (como editores y publishers) las condiciones para el surgimiento de nuevos lectores.”

Felicitaciones y salud.

PRÓXIMO PERDER UN AMIGO: PABLO RAMOS.

13 comentarios:

  1. Che, está bastante bien según contás, no entiendo por qué deberías perder algún amigo después de esta pequeña crítica, en todo caso Cucurto y Bejerman pero bueno, ellos ya tienen suficientes amigos. Los demás deberían estar agradecidos, a eso me refiero.

    Ahora, algún día vamos a discutir hasta que edad se es "nuevo" o "joven" escritor, algo que infiero te rompe un poco las pelotas y que yo, sin embargo, agradezco muchísimo (creo que se es joven hasta los 50 y como yo tengo 40 dentro de diez años voy a pedir que trasladen el límite hasta los 60)

    ResponderEliminar
  2. LaEnriquez8:12 p.m.

    ¡Gracias, Gustavo! Deenserio.

    ResponderEliminar
  3. ¿qué es eso de que fulano es alumno de escritor mengano? ah, sí... un currelo de ciertos escritores para llegar a fin de mes. ¿A qué taller habrán ido Poe, Quiroga, Borges? Ah, sí...al de A. Castillo.

    ResponderEliminar
  4. Mis amigos dicen que has ganado muchos amigos en compensación, y algunas personas que no puedo nombrar tenían cuentos que fueron rechazados en esa antología...

    Mientras busco una esa de ping-pong digna, en nombre de los nuevos amigos ganados, un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. La secciòn se llama ¨perder amigos¨ aunque no justamente por este comentario colectivo.
    Hay cosas que te hacen màs joven. Creo que hacer cine es un mecanismo para no envejecer. Hacer arquitectura tambièn te mantiene. Hacer literatura, tal vez, hasta que uno se empiece a repetir. Entonces envejecerà inevitablemente.

    ResponderEliminar
  6. Muchacho, esto es una crítica literaria. Muy bien 10 felicitado para tí.

    ResponderEliminar
  7. Hola, soy Juan Carlos Márquez, sólo quería felicitarte por tu blog e invitarte a que conocieras el mío. Se llama Relataduras, y en el sitio pueden leerse gratis relatos de mi autoría premiados en diversos certámenes internacionales.
    http://juancarlosmarquez.blogspot.com/
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. felicitaciones por el título de la sección. con esa frase y el "calenchu" pensaba que ibas a salir con los botines de punta, pero se fue enfriando todo al final. ningun cuento te sacó canas verdes? Espero más nervio en el de Pablo Ramos.

    ResponderEliminar
  9. Leí el título demasiado rápido, me preparé para lo peor, y disfruté el comentario del libro línea a línea. Gracias por la inteligencia y la sinceridad, Gus.
    Un abrazo
    MT

    ResponderEliminar
  10. A un libro bueno, crìticas buenas. Cuando lo lean, veràn que no les mentì.

    ResponderEliminar
  11. son las 4 y media de la mañana y no se pueden subir posts por un problema de blogger. Tenía preparada una gran profusión verbal, pero me limitaré a lo siguiente: la mesa de ping-pong que había en Sanchez de Bustamante y Huamhuaca se la llevaron a Uruguay. En el edificio de la abuela de mi amiga Julieta hay una para los inquilinos y nos la presta (es a una cuadra de Lavalleja y Corrientes y es gratis). Si no, lo único que conseguí de momento es una que sale 5 pesos la hora y queda por Palermo: Paraguay 3763 (son unos chinos). Si te gano ¿me contás cómo hiciste para sedar al primate de Genovese?¿hay que linkearlo o cómo se hace?
    Un abrazo
    martín

    ResponderEliminar
  12. Roland: mandame un mail particular y te doy mis teléfonos para arreglar.

    ResponderEliminar
  13. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar