10.8.05

ROSARIO CASTELLANOS / DE MUTILACIONES

Un día dices: La uña. ¿Qué es la uña?
Una excrescencia córnea
que es preciso cortar. Y te la cortas.

Y te cortas el pelo para estar a la moda
y no hay en ello merma ni dolor.

Otro día viene Shylock y te exige
una libra de carne, de tu carne,
para pagar la deuda que le debes.

Y, después. Oh, después;
palabras que te extraen de la boca,
trepanación del cráneo
para extirpar ese tumor que crece
cuando piensas.

A la visita del recaudador
entregas, como ofrenda, tu parálisis.

Para tu muerte es excesivo un féretro
porque no conservaste nada tuyo
que no quepa en la cáscara de nuez.

Y epitafio ¿en qué lápida?
Ninguna es tan pequeña como para escribir
las letras que quedaron de tu nombre.

11 comentarios:

  1. Ninguna es tan pequeña, me recuerda a la divina Emily.

    ResponderEliminar
  2. La mejor lápida es la inminente, la que dirá "El autor de Auschwitz murió en un esfuerzo supremo jugando al pingpong por un Cohiba contra un judìo, un tal Roland Garrón De Mesa"

    (aunque la del chino y el vino estaba más pulenta ¿no?)

    ResponderEliminar
  3. Poné fecha, Mancha de Rolando.

    ResponderEliminar
  4. Me hizo acordar a las famosas palabras de Brecht. Con un matiz mutilatorio, claro. Podría haber sido "Primero vinieron a buscar tus uñas y yo no dije nada porque no era manicura..."

    ResponderEliminar
  5. Grosa, Rosario. La conocía de nombre nada más, hasta ahora.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, pero lo cierto es que Shylock no se llevó la libra de carne...

    ResponderEliminar
  7. Para Ferdinand: es común que se atribuya el poema del que hablás a Brecht, pero lo cierto es que es del pastor Martin Niemöller, víctima del Holocausto.
    Hecho mi aporte del día, me despido.
    Verónica

    ResponderEliminar
  8. Todos los componentes de nuestro cuerpo, proteinas, grasas, etc etc son cambiadas en su totalidad cada 4 años. Increible que despues de 5 o 6 cambios siga diciendo las mismas pelotudeces.

    ResponderEliminar
  9. Puta si seré débil mental, habia creído que el poema era de Nielsen.
    Menos mal que no lo elogié ni nada. Pero es muy bueno. Ya veré si leo algo de G.N, quizás cuando sea un clásico y mis hijos lo lean en la escuela.

    ResponderEliminar
  10. Leéme antes, Ferdinand!!!

    ResponderEliminar